facebookLogo twitterLogo
Liposucción

liposuccion

 

La Liposucción no es una alternativa para bajar de peso que se puede equiparar a las dietas y el ejercicio, sino que sirve para eliminar los depósitos de grasa localizados en ciertas partes del cuerpo que no se pueden reducir con las dietas o con ejercicio físico.

La Liposucción consiste en aspirar la grasa del tejido contribuyendo a mejorar el contorno del cuerpo. Se puede realizar en casi cualquier parte del cuerpo como la papada, las piernas, la cadera, los brazos, rodillas o tobillos.

También hay que tener en cuenta que en algunos casos hay que valorar muy bien el estado de la piel (flacidez), generalmente sucede en los brazos y en el abdomen por lo que el médico indicará un tratamiento distinto o una intervención complementaria a la liposucción.

Los resultados de la Liposucción no se ven al momento, sino que pueden tardar  unos 2 meses, y durante las primeras semanas hay que utilizar  fajas elásticas o medias de compresión, realizar varias sesiones de masaje (Drenaje Linfático Manual) y  hacer ejercicio suave para que la piel se acomode y vuelva su estado natural, logrando el resultado esperado.

Durante las consultas previas a la Liposucción el médico determinará mediante estudios cuánta grasa es posible quitar de la parte del cuerpo que se desea tratar, ya que en algunos casos los depósitos de grasa son importantes. También el médico evaluará el estado de salud general del paciente ya que para la operación es necesario utilizar anestesia, y dependiendo de la zona a tratar puede ser  local o incluso epidural por lo que los riesgos deben estar calculados anticipadamente.

Actualmente, la Liposucción es más común que años atrás y son  muchos los centros médicos y de estética que la ofrecen. Es muy importante la experiencia y referencias que tenga del profesional que realizará la operación.

Es normal la aparición de hematomas en la piel, generalmente moderados; se produce debido a la acción de la cánula sobre el tejido y se reabsorberán en las siguientes semanas. Se debe evitar el sol directo sobre estas zonas para evitar la aparición de manchas o pigmentaciones.

La liposucción forma un edema (hinchazón) que tarda varias semanas en reabsorberse; por esta razón los resultados obtenidos se empiezan a observar a partir de los 15 días cuando la paciente ha empezado a reducir el edema. Debemos esperar unos dos  meses para poder ver el resultado final.

Después de realizar una Liposucción, es normal  la pérdida parcial y temporal de sensibilidad en la piel durante algunos días que progresivamente se va recuperando. El Drenaje Linfático Manual contribuye a normalizar la sensibilidad en las zonas intervenidas.

El período postoperatorio de la liposucción puede ser un poco molesto al principio, pero no suele ser doloroso. En algunas personas aparecen  puntos de dolor leve muy localizados que desaparecen con el tiempo. En cualquier caso el cirujano puede prescribir calmantes (nunca aspirina). Los tratamientos con drenaje linfático (DLM) disminuyen o eliminan estas molestias.

Los pacientes a veces sienten como cosquilleos o picor, posiblemente resultado de la cicatrización interna. También la sensibilidad  en la piel puede estar alterada, normalizándose con el tiempo.

Es recomendable dar paseos con calzado cómodo (sin tacón) tan pronto como se pueda. Para hacer ejercicio físico mas intenso se debe esperar unos 15 días..